La parafina es utilizada para tratar dolores musculares, artrosis, artritis, tendinitis, contracturas y esguinces.

 

Estimula la circulación sanguínea, pues el calor actúa como vasodilatador.

Tratamiento con parafina